Mostrando entradas con la etiqueta Alfareria Cada grupo indígena del Valle del Cauca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alfareria Cada grupo indígena del Valle del Cauca. Mostrar todas las entradas

Cultura Calima Alfareria

Resultado de imagen para Cultura Calima   Alfareria

Cultura Calima
Alfareria

Cada grupo indígena del Valle del Cauca, fabricaba sus vasijas según sus propios requerimientos. Se destacan:
1.Fase Yotoco (1110 a.c. a 65 d.c) en la que se destaca el cuenco, una vasija semiglobular decorado con pintura negativa negra sobre fondo rojo, naranja o crema y vasijas zoomorfas que representan aves o sapos.
Ya trabajaban el oro y el cobre.

2. Fase Sonso (710 a 45 d.c.) en la que las vasijas se destacan por tener 3 asas, que les permitía llevar los líquidos durante la marcha, sin derramarlos. Son eminentemente agricultores.

3. Fase Llama (1600 a.c. al 600 d.c), en cuya cerámica se representaron a las personas en sus vidas
cotidianas, los animales característicos de la región y seres fabulosos que combinan rasgos de hombre y animal.
La Cultura Calima es la manera como los arqueólogos han denominado al asentamiento humano que pobló la zona de influencia de los ríos Dagua, Calima y San Juan en el Departamento del Valle del Cauca y que habitaron según los estudios entre el Holoceno y el siglo XV.
De las excavaciones practicadas en el lugar se han encontrado utensilios, cerámicas, orfebrería y tumbas que denotan una gran actividad de un pueblo que se ubica dentro de la familia lingüística
Caribe. Los restos arqueológicos que quedan de este pueblo extinto se cuentan entre las piezas más preciadas del arte precolombino del país.

3. Fase Llama (1600 a.c. al 600 d.c), en cuya cerámica se representaron a las personas en sus vidas
cotidianas, los animales característicos de la región y seres fabulosos que combinan rasgos de hombre y animal.
La Cultura Calima es la manera como los arqueólogos han denominado al asentamiento humano que pobló la zona de influencia de los ríos Dagua, Calima y San Juan en el Departamento del Valle del Cauca y que habitaron según los estudios entre el Holoceno y el siglo XV.
De las excavaciones practicadas en el lugar se han encontrado utensilios, cerámicas, orfebrería y tumbas que denotan una gran actividad de un pueblo que se ubica dentro de la familia lingüística
Caribe. Los restos arqueológicos que quedan de este pueblo extinto se cuentan entre las piezas más preciadas del arte precolombino del país.
La variedad del folclore, la riqueza de arte y la diversidad de la artesanía de Colombia, demuestran que el país es un gran mosaico étnico y cultural. Su pasado de raíces indígenas, españolas y africanas, combinadas y mezcladas, ha producido una expresión en el presente, muy peculiar, que se percibe
particularmente en las bellas artes.

Arte Precolombino, El arte precolombino es conocido, sobre todo, por los trabajos en oro de las antiguas culturas indígenas considerados como los mejores del continente americano. Antes de la época de la conquista numerosas culturas utilizaron el oro, curiosamente con técnicas muy parecidas, pero desarrollando estilos muy particulares. El oro fue utilizado en la elaboración de pieza de joyería, anillos para la nariz, brazaletes o coronas y como utensilios y ofrendas para las ceremonias rituales.
La mejor muestra del trabajo en oro precolombino es la famosa Balsa Muisca, una pieza en hoja de oro que representa al cacique cargado de oro en una barca junto a los remeros, antes de bañarse en la laguna de Guatavita.
También son famosos los Tunjos, gordas figuras de oro que representan a feroces guerreros.
Por otro lado destacan los trabajos de la cultura Tolima con sus pectorales planos, que describen sencillas figuras humanas, así como los poporos de la cultura Quimbaya, recipientes con un alargado cuello donde se maceraba la hoja de coca. Otras culturas como la Tayrona, los Sinú o los Calima, dejaron excelentes trabajos. Todos ellos se exhiben en el Museo del Oro en Bogotá, el cual recoge la mayor colección del continente.
La alfarería precolombina es muy rica en formas y estilos lo que ha dificultado su clasificación. Desarrollada por grupos sedentarios de agricultores no sólo fabricaron objetos de uso doméstico como platos con alegres motivos o vasos decorados con múltiples colores, sino que también la utilizaron en sus ceremonia rituales como son las vasijas funerarias con figuras antropomórficas
o de animales. Las piezas más características provienen de la cultura muisca y tienen su mejor muestra en la gran variedad de múcuras, un cántaro especial de cuello delgado y decorado con motivos antropomórficos. Esta pieza se utilizaba para tareas domésticas y ceremonias religiosas. Todavía se siguen fabricando de acuerdo a los procesos ancestrales, especialmente en las zonas rurales de Boyacá.
A diferencia de otras culturas suramericanas, en Colombia no se han encontrado imponentes construcciones o grandes zonas arqueológicas, a excepción de las grandiosas figuras de la región de San Agustín. Allí se han encontrado más de 500 piezas talladas en piedra, representando dioses, hombres y animales, que demuestran el complejo culto religioso de este grupo indígena. Sin embargo, las culturas precolombinas si han dejado un buen ejemplo de lo que fueron en otro tiempo,
en los cientos de piezas e instrumentos de trabajo que demuestran un alto grado de desarrollo y elaboración.


Fuente:  http://tallerdelaimagen.spaces.live.com
lacasona.publicaciones@gmail.com
lab.producciongrafica@gmail.com

Región costa pacifica - MEDICINA POPULAR

Región costa pacifica MEDICINA POPULAR En las zonas indígenas de esta región (Catío, Cuna, Noanama y Emberá), el uso del “pilde” o borra...