Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos

Resultado de imagen de parque nacional natural serranía de los churumbelos   Resultado de imagen de parque nacional natural serranía de los churumbelos

Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos

Descripción del Área
El Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos Auka Wasi, es un área protegida pública del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia declarada mediante la resolución 1311 de 2007. Tiene una extensión de aproximada de 97.189,6 hectáreas, un amplio gradiente altitudinal que va desde los 400 hasta los 3000 msnm. Debido a su gran diversidad de aves fue designado como AICA 66. Se ubica al suroccidente de Colombia, en jurisdicción de: Santa Rosa (Cauca) 51,9%; Piamonte 38,3%; Mocoa 4,5%; San José de Fragua 1,5%; Acevedo 1,0%
La gran cantidad de especies de mariposas y de insectos encontrados en la zona dan muestra fehaciente del estado de conservación del área, con lo que se ratifica al Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos Auka-Wasi, como un enclave importante para la conservación, pues una buena parte de las especies allí encontradas cuando menos son raras, endémicas y poco representadas en colecciones de referencia. Las especies colectadas dejan ver el carácter prístino de los bosques de la zona. El reconocido papel de las mariposas y los escarabajos coprófagos como indicadores del estado de conservación, diversidad, endemismo y grado de intervención de una biota, se constituye en una herramienta importante en la conservación de hábitats poco alterados como la Serranía de los Churumbelos en el departamento del Cauca.
Mariposas: Huertas y Arias (2007) reportan 144 especies de mariposas diurnas (Lepidoptera: Papilionoidea) distribuidas en 68 géneros, 5 familias y 12 subfamilias. La mayor diversidad fue registrada en la franja altitudinal entre los 350 y 700 msnm. Las familias más diversas en número de especies fueron: Nymphalidae (90 especies), Riodinidae (34 especies), Papilionidae (10) y Pieridae (9).
Anfibios y Reptiles: Donegan y Rojas-Díaz (2007) reportan un listado de 31 especies, 15 géneros y 7 familias, pertenecientes al grupo de los anfibios; y 16 especies de reptiles, 13 géneros y 4 familias. Los investigadores destacan el registro de cuatro nuevas especies para Colombia (Centrolene audax, Cochranella cochranae, Epipedobates hahneli y Scinax cuentomma).
Dentro de los Anfibios: Ranas de Cristal, Familia Centrolenidae. (Centrolene audax). (Cochranella cochranae.Ameerega hahneli). (Epipedobates trivittatus): (Dendropsophus triangulum): (Scinax cruentommus)
Ranas de hojarasca.
(Leptodactylus andreae): (Eleutherodactylus ockendeni), (Eleutherodactylus sulcatus), (Eleutherodactylus w-nigrum), (Synapturanus rabus): Comprende un Bufo y 7 especies de (Eleutherodactylus).
Dentro de los Reptiles: Neusticurus cochrani, Morunasaurus annularis, Drymoluber dichrous, Helicops angulatus, Imantodes cenchoa:
El Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos Auka-Wasi contiene un ensamblaje de grupos de especies de aves interesante, incluyendo algunas de las especies más poco conocidas, lo cual alerta sobre la necesidad de su conservación y de la realización de estudios más detallados. La declaración del PNN Churumbelos en gran parte se fundamenta en estar dentro de la distinción internacional de Área Importante para la Conservación de las Aves Silvestres AICA No 66.
Aves: Salaman et al (2007), con base en estudios de campo realizados en 7 sitios de muestreos localizados en la zona de influencia del PNN Serranía de los Churumbelos Auka Wasi entre los 300 y 2450 msnm, registraron un total de 462 especies de aves que equivale al 25% de la aves de Colombia. Por la alta diversidad de especies de aves, Salman (2007) catalogó a la Serranía de los Churumbelos como un “hot spot” global de aves.
Mamíferos: Donegan y Salman (2007), reportan las siguientes especies de grandes mamíferos: Tamandua tetradactyla (Oso hormiguero), Dasypus novemcinctus (Armadillo), algunos primates (genero Saguinus), Agouti paca (boruga), Tremarctos ornatus (oso de anteojos), Panthera onca (jaguar) y Tapirus pinchaque (danta de montaña).


Parque Nacional Natural Las Orquídeas




Parque Nacional Natural Las Orquídeas
Descripción del área:
Los variados paisajes del parque Nacional Natural Orquídeas poseen diversas formaciones vegetales que encierran variedad de ecosistemas, abundante variedad de orquídeas y otras especies asociadas. Dentro de su fauna se destacan especies como el Mono Ahullador, Marimonda Chocoana, Nutria, Guagua, además del oso de anteojos, el Tigre Mariposo (Panthera Onca) y aves, como loros cabeciamarrilla, bangsia de tatama, el carriquí entre otros.
 La riqueza y diversidad en fauna es grande incluyendo en la clase aves gran número de especies, dentro de las que se resaltan la presencia del Inca del sol (Coeligena orina), La tángara multicolor (Chlorochrysa nitidissima) y las bancsias (Bangsia melanochlamys) , (Bangsia aureoncincta), entre otras especies más; por el lado de la clase mamífera se reconocen el Oso de anteojos (Tremarctos ornatos), el Venado soche (Mazama americana), el Puma (Panthera onca), la Guagua (Cuniculus paca), el Ñeque (Dasyprocta punctata), la Chucha de orejas blancas (Dasyprocta pernigra), El margay (Leopardus weidii) y la tayra (Eira barbara) registros que han sido confirmados por la implementación de fototrampeo. Otras especies de mamíferos reportadas para el AP, son el tatabro (Pecari tajacu), Nutria de rio (Lontra longicaudis), ardilla enana (Microsciurus sp) y primates como mono colorado (Alouatta seniculus), tití (Saguinus geoffroyi), cariblanco (Cebus capuchinus), marteja (Aotus sp) y marimonda (Ateles geoffroyi). Por otra parte, otros grupos que enriquecen esta biodiversidad corresponden a la herpetofauna, ictiofauna y peces.
El Parque abarca cuatro ecosistemas: Selva húmeda Tropical, Bosque subandino, Bosque andino y páramo en el sector de Morro Pelao. En el primero prosperan algunas especies como roble, cacao de monte, carrá y diversas especies de bromelias como Hogenbergia andina endémica de la zona. En el segundo, lianas, bejucos, palmas, cedro, comino, sande, roble, yolombó, quina, chaquiro y algunas Zamias endémicas. En el tercero, además de robles y chaquitos, crece encenillo, sietecueros, uvitos de monte, guaque y chusque. En el páramo la vegetación incluye una especie endémica de frailejón. Entre las muchas y bellas orquídeas se cuentan Cattleya, Elleanthus, Restrepia, Lepanthes, Masdevallia, Maxillaria, Pleurothalis, Oncidium, Odontoglossum, Pescatorea y Trigonidium.
El Parque cuenta con comunidades campesinas e indígenas en su interior. Las comunidades campesinas son de origen paisa. Por su parte las comunidades indígenas hacen parte de los Embera – Katíos ubicadas en los resguardos de Valle de Pérdidas y Chaquenodá

Bogota la capital - Cultura y tradiciones

Resultado de imagen para Bogota cultura y tradiciones   Resultado de imagen para Bogota cultura y tradiciones

Cultura y tradiciones
Bogotá es una ciudad de contrastes, de inmigrantes, de diferentes colores y sabores; un destino de mestizaje cultural, es aquí donde esta un pedacito de cada región: Bogotá es Colombia.
Originalmente, fue una ciudad típicamente andina, que cultivaban las artes y música del interior del país. Su crecimiento demográfico y desarrollo económico y social la fueron transformando en una
gran urbe, en la que convergen todas las culturas del país. Por eso, es fácil encontrar diversas manifestaciones culturales, que van desde el vallenato hasta los ritmos del Pacífico y la salsa.
Bogotá es una ciudad multiétnica y multicultural por definición. Es la más densamente poblada del país y la mayoría de sus habitantes han nacido en otras regiones o son hijos de inmigrantes. Por eso,
aquí hay espacio para todo y para todos, una capital amable, culta y divertida.
A simple vista se puede ver la diversidad, en sus razas, acentos, gastronomía, música y manifestaciones culturales. Bogotá parece darles gusto a todos, incluso en su clima, pues es posible vivir días de verano con un sol resplandeciente, tardes de fuerte invierno y noches secas y frías.
Popularmente se dice que Bogotá ofrece las cuatro estaciones en un solo día. Toda esta diversidad produce un encanto especial en visitantes y habitantes.
Gastronomía
La ciudad cuenta con una amplia oferta gastronómica nacional e internacional, que es posible disfrutar en diferentes puntos de la ciudad. Pero sobresalen las denominadas zonas G, M, C, T, la Zona Rosa y el Parque de la 93, donde se concentran los restaurantes más importantes y exclusivos de la ciudad. Aquí es posible degustar los platos más exquisitos de la comida criolla e internacional, que hoy pueden compararse con las mejores mesas de las grandes capitales del mundo.
La tradición culinaria de la región data del tiempo de los muiscas, quienes basaban su alimentación en la papa y el maíz, por lo que es típico el consumo de sopas como el ajiaco, el mondongo y el puchero, entre otras. Además de tradicionales platos, como el tamal, los asados y la fritanga. En cuestión de postres sobresalen la cuajada con melao, las brevas con arequipe y las obleas.
En general, en Bogotá es posible encontrar platillos y comidas para todos los gustos y presupuestos.
Economía
Como centro económico del país, Bogotá basa sus actividades comerciales principalmente en la industria, el comercio y los servicios financieros y empresariales. Se destaca la producción de vehículos, maquinaria, equipos, imprentas, químicos, alimentos, bebidas, tabaco, textiles y maderas.
Ha logrado abrirse al mundo como una excelente plaza para hacer negocios e inversiones.
Entre muchos otros aspectos, gracias a su ubicación geográfica y a su aeropuerto internacional, uno de los tres principales puertos de carga y pasajeros de Latinoamérica.
La inversión extranjera en Bogotá se incrementa año tras año, con la llegada de grandes cadenas hoteleras, multinacionales y transnacionales. La construcción de centros comerciales es otra actividad
importante de la economía de la ciudad, la cual se consolida como pionera en esta actividad.
Además, la capital cuenta con el primer centro de acopio y comercialización de la
producción agrícola y agroindustrial de Colombia; así, se posiciona como una de las más importantes de Latinoamérica.
Alojamiento
Los visitantes encuentran en la ciudad una diversa oferta hotelera que se adapta a las necesidades de los viajeros en diferentes sectores. A unos diez minutos del Aeropuerto Eldorado, en la zona de Ciudad Salitre, se encuentran hoteles de reconocidas cadenas internacionales.
Hacia el norte, en la zona financiera de la calle 72, la Zona Rosa, el Parque de la 93, la calle 100 hasta la calle 127 se localizan desde pequeños hasta modernos y lujosos hoteles, ideales para viajeros de negocios o para quienes tan solo desean disfrutar de la ciudad. También para quienes buscan opciones más sencillas hay oferta de habitaciones en zonas como Chapinero, la Candelaria y Teusaquillo,
con tarifas más económicas. De esta manera, Bogotá cuenta con hoteles para todos los presupuestos y necesidades, con más de 14.000 habitaciones.
Entretenimiento y diversión
La capital ofrece una diversa oferta de atractivos para disfrutarla en todas sus facetas. De día o de noche cuenta con diversas alternativas y lugares para visitar.
Bogotá es una ciudad para caminar, correr o simplemente descansar en sus múltiples parques, viajar a través de la historia por sus museos, asistir a sus múltiples espectáculos, comer en sus exquisitos
restaurantes, comprar en sus grandes centros comerciales, disfrutar de sus espacios verdes o de un día soleado, por las calles capitalinas.
Pocas son las zonas definidas, pues en todas las esquinas se conjugan sectores con formas de vida y de movimiento que ofrecen alternativas de diversión y esparcimiento para niños, jóvenes y adultos.
Una ciudad casa vez más accesible que, pensando en las personas con algún tipo de discapacidad, ha reformado sectores y adecuado lugares para que todos puedan acceder al entretenimiento, la educación, y la cultura o simplemente moverse por la ciudad.

Fuente: Guía turística
ViveColombia 

GUIA QUINDIO Gastronomía

Resultado de imagen para bandeja paisa

GUIA QUINDIO
Gastronomía
También en cuestiones gastronómicas, el Quindío heredó mucho de la tradición antioqueña, de la que se aprendieron los conocimientos y la buena sazón. En ese orden de ideas, la bandeja paisa encabeza el variado menú que brinda la cocina quindiana.
Dicha receta típica reúne en un solo plato: arroz, huevo frito, carne molida, chorizo, plátano, arepa y fríjoles, producto fundamental en la base de la alimentación regional; igualmente el arroz, cereal que se presenta en otras preparaciones como el arroz con chorizo o el arroz con pollo, menús auténticos quindianos.
Por otra parte, la gastronomía de esta zona de Colombia innova con preparaciones originales como las mollejas de pollo salteadas y la pajarilla con miga de pan tostado; recetas que además de auténticas, tienen un carácter exclusivo ya que satisfacen paladares exigentes.
La carne de res y distintas clases de pescados son platos que usualmente se ofrecen en los restaurantes del departamento gracias a la cría de ganado y el cultivo en algunas zonas de trucha
y mojarra.
Y naturalmente, el insigne café ha dejado de servirse solamente en versión de tinto (café negro) o pintadito (con un poco de leche), pues su exquisito y suave sabor propició que los quindianos se explayaran en la creación de todo tipo de ricas sensaciones que incluyen bebidas frías y calientes, al igual que postres, galletas, helados, arequipes y la exquisita crema de café; que consiste en una combinación de crema de leche, gelatina sin sabor y café instantáneo.

Fuente: GUIA QUINDIO

ORQUIDEORAMA “JOSÉ JERÓNIMO TRIANA” (JARDÍN BOTÁNICO)

Resultado de imagen para ORQUIDEORAMA “JOSÉ JERÓNIMO TRIANA” (JARDÍN BOTÁNICO)   Resultado de imagen para ORQUIDEORAMA “JOSÉ JERÓNIMO TRIANA” (JARDÍN BOTÁNICO)

ORQUIDEORAMA “JOSÉ JERÓNIMO TRIANA” (JARDÍN BOTÁNICO)
Es una obra imponente que llama la atención por su excelsa arquitectura y diseño, inspirado en formas orgánicas; diez árboles-flor crean una estructura de acero recubierta con una piel de pino pátula, que forman un espacio cubierto de 5.000 m². La orquídea, flor emblema de Colombia, tiene allí un lugar para ser admirada en todo su esplendor: el orquideorama “José Jerónimo Triana”, corazón del Jardín Botánico “Joaquín Antonio Uribe”. Éste ha recibido importantes premios de
arquitectura, como el Lápiz de Acero y el Lápiz de Acero Azul 2007, y estuvo entre los cuatro proyectos colombianos premiados como Mejor Obra de Arquitectura en la VI Bienal de Arquitectura y Urbanismo realizada en Lisboa, Portugal. Este espacio sirve como sede de eventos culturales, artísticos y sociales.
Dirección:Calle 73 No. 51D-14
¿Cómo llegar? La ruta más adecuada para llegar por medio del Metro. Se debe llegar a la Estación Universidad, caminar una cuadra, y encontrará el Parque y acurio Explora y el Orquideorama o Jardín Botánico.
Teléfono: 57(4) 444 55 00
Horario: todos los días, de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. en jornada continua, incluyendo
los festivos.

Fuente: GUÍA TURÍSTICA MEDELLÍN 2012

Cultura Calima Manufactura

Resultado de imagen de cultura calima ceramica   Resultado de imagen de cultura calima ceramica

Cultura Calima
Manufactura
Es singular en los calima la fabricación de cordeles hechos con pelo humano; la cerámica muy bien elaborada con motivos zoomorfos; pintada con ocre, naranja, rojo y negro, con incisiones y relieves. Particularmente, los calima acostumbraban crear vasijas de tres asas, aptas para colgar a la espalda.
fabricaban hachas de piedra, cinceles, collares de cuentas de cuarzo, silbatos, esteras de corteza de majagua torcida y amarrada con cordeles de cabello; torteros en pizarra y grabados incisos en este ultimo material, y también urnas funerarias para sus enterramientos secundarios y para depositar bajo la tierra los huesos de sus muertos.
Sobresalió en los calima el arte ceramista, que dominaron con caracteres de grandiosidad, por lo cual están catalogados como uno de los más grandes de nuestro suelo. Igual que en otros casos los alfareros Calimas dieron prelación a confecciones domésticas. Y así fue como elaboraban gran diversidad de tazas, copas y recipientes de todo orden y formas.
Hay así mismo recipientes con decoración muy especial que nos hace pensar que tenían exclusivamente una finalidad ritual. Casi siempre llevan dibujos en formas de animal o bien de figuras humanas estilizadas. En otros casos tienen diseños en alto relieve o, más bien, como adiciones de diseños muy curiosas que representan algo mítico.
Cuyo significado estamos lejos de descifrar. Parece que la imaginación nativa tomaba vuelos abstracionistas difícilmente superados en nuestras culturas precolombinas, a no ser por los Taironas y Tumacos, tan dados a representaciones alegóricas en sus confecciones alfareras.
Lo más representativo de la cerámica calima son los canasteros o pequeñas esculturas de figuras humanas que llevan a la espalda un elemento de carga, canastos o vasijas de forma tubular.
Impresiona el realismo de estas figuras en las cuales pueden apreciarse los rasgos físicos , el vestido y hasta expresiones de la cara.. Los canasteros antropomorfos están maravillosamente ejecutados, tanto que en muchos casos
Otra variedad Calima se constituye en una especie de estatuilla, es la que se conoce con el nombre de “patón”. Se trata de estatuillas huecas, de paredes más o menos delgadas, siempre en posición de pie y con las piernas ligeramente apartadas. En realidad se trata de recipientes, seguramente utilizados
para fines rituales, donde los fieles depositaban preseas para sus dioses tutelares.
En este caso tendrían la misma finalidad que los gazofilacios Quimbayas.
Piezas típicas de la región Calima son las maternidades, las figuras femeninas gordas y personajes de ojos rasgados y labios gruesos.
Ofebreria
Los Calimas figuran entre los más grandes orfebres de nuestra época prehispánica, a tal grado, llegaron en este arte que pueden equipararse con los Quimbayas, Taironas, Chibchas y Sinúes,
que fueron verdaderos maestros en el arte orífice, cuya reputación como tales se ha extendido por todos los ámbitos de la tierra.
El llamado estilo Calima se caracteriza por el exceso de decoración. Fabricaron sutilmente diademas, arcos, carretes y vasijas cónicas, orejeras, pectorales, narigueras ceremoniales, vasijas antropomorfas y zoomorfas, caracoles de gran perfección, posiblemente tomando como horma caracoles naturales; propulsores, pinzas para depilar, alfileres para sostener los mantos, collares modelados sobre alma de arcilla y tiaras. Todas estas piezas revelan que los calima alcanzaron una cultura refinada, lujosa y de gran contenido espiritual.
La orfebrería se destaca por el gran tamaño de las piezas, la utilización de láminas, la adición de otras piezas colgantes a la principal y la decoración repujada. Unían las láminas mediante pestañas que trataban entre sí, sin necesidad de soldadura.
Emplearon la fundición a la cera perdida para los adornos y la técnica de la tumbaga. No se sabe con certeza donde obtuvieron el oro, pero contaban con rutas para sus transacciones comerciales.
Característico de esta zona son los pectorales acorazonados. También representan la misma persona -icono con un casco, nariguera y pectoral acorazonado.

Fuente: http://tallerdelaimagen.spaces.live.com
lacasona.publicaciones@gmail.com
lab.producciongrafica@gmail.com

Sikuani, entrañables defensores de su territorio Entre los siglos XVII y XVIII

Resultado de imagen para cultura sikuani   Resultado de imagen para cultura sikuani

Sikuani, entrañables defensores de su territorio
Entre los siglos XVII y XVIII hubo una reorganización espacial y poblacional en los Llanos
Orientales, pues la región fue encargada a órdenes religiosas jesuitas, franciscanas, agustinianas y dominicas, que redujeron y adoctrinaron a los indígenas mediante la fundación pueblos, el estudio de las lenguas de los indígenas, formación de vocabularios y la traducción de catecismos. De este modo, la acción misionera modificó el sistema de intercambio y asentamiento indígena, introduciendo nuevas formas de concebir el territorio, la propiedad y las creencias religiosas. Todo ello, sumado a las enfermedades, la prohibición de la caza y pesca, del uso de la lengua, ocasionó el descenso
demográfico del pueblo Sikuani y el debilitamiento de su cultura (Martínez, 2008).
Los Sikuani fueron una etnia bastante renuente al contacto con los extranjeros que llegaron a la región desde el siglo XVII, su condición nómada les permitió resistir a los intentos de reducción por parte de los misioneros. Sin embargo padecieron incursiones de portugueses y holandeses que buscaban esclavos para comerciar en las Guayanas o en las plantaciones del Brasil (Martínez y Suárez, 2008).
A finales del siglo XVIII entraron a los llanos los colonos, “libres” y mestizos por las nuevas políticas de segregación de la Nueva Granada, lo cual acabo con los resguardos y desplazó un gran número de población hacia la región. El crecimiento de la población generó conflictos entre el pueblo Sikuani y colonos, lo cual provocó la huida de los primeros llano adentro y permitió la consolidación de blancos y mestizos en los territorios ancestrales del pueblo. A partir de este momento se generó el mestizaje cultural, lo cual sentó las bases de la sociedad llanera.
En la época de la Independencia y en el periodo Republicano, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, el llano comienza una época de colonización ocasionada por la situación interna del país, lo cual involucró a las comunidades indígenas:
Para el siglo XIX, el pueblo Sikuani debieron afrontar una nueva oleada de colonización, pues el estado republicano buscó reducir a los “indígenas errantes” a poblados, razón por la cual les asignó tierras de dominio individual o familias, estableció colegios de misiones y amplió los resguardos de los pueblos que tuvieran; para ello, delegó a las autoridades religiosas la misión de civilizar y capturar las tribus indígenas nómadas.
Tras la independencia y el establecimiento de la República se implantaron en el territorio Sikuani grandes haciendas ganaderas y compañías extractoras de recursos naturales.
Los territorios comenzaron a tener dueño a través de hatos, haciendas, fundos y fincas, y se invadieron los territorios ancestrales indígenas sin ningún control y el medio ambiente se comenzó a transformar de acuerdo a los intereses de los colonos. Ante esta situación, el pueblo Sikuani reaccionó atacando las haciendas y poblaciones, a lo cual los colonos respondieron exterminando a los indígenas. En ese momento se introdujo el término de “guahibiar”, para describir la práctica generalizada de cacería de indios, la cual se mantuvo en los llanos hasta mediados del siglo XX.
A mediados del siglo XX, debido las políticas de la Reforma Agraria se acabó de invadir los territorios ancestrales del pueblo Sikuani, catalogados como tierras baldías (tierra de nadie) porque aparentemente se encontraban deshabitados, no se les reconoció la posesión de éstos porque no se encontraban en asentamientos permanentes a causa de su tradición nómada o seminómada. En este proceso, los colonos se adueñaron de varios territorios Sikuani, los cuales quedaron reducidos a pequeñas parcelas, y los indígenas antes propietarios quedaron sujetos a trabajos como jornaleros. No hubo leyes a favor del indígena, ni un Estado protector, ya que aun estaba en construcción la política
de integración nacional. A la vez, la época de la Violencia de los años 50 fomentó la migración a los llanos como territorio de refugio, ocasionando el desplazamiento de los indígenas de la región (Jiménez, s.a.).
En la década de los 80 comenzó la exploración y la explotación petrolera de Caño Limón, lo cual nuevamente redujo los territorios Sikuani. En términos generales la historia del pueblo Sikuani ha estado asociada a la incursión colonizadora y el despojo de las tierras ancestrales causando la ruptura de los lazos culturales de identidad.
La historia reciente del pueblo Sikuani no ha cambiado significativamente en cuanto a las violaciones a sus derechos y la profanación de sus tierras consideradas sagradas.
Durante este siglo se han visto sometidos al despojo sistemático de sus tierras por partede los terratenientes y actores armados al margen de la ley, que ejercen control ypresencia en ellas. La comercialización de productos e intromisión de agentes desestabilizadores han agudizado su debilitamiento cultural.

Fuente: Ministerio de Cultura
República de Colombia
Sikuani, entrañables defensores de su territorio
Dirección: Carrera 8 N° 8-43. Conmutador: 3424100. 
Línea gratuita (018000) 913079.
Correo electrónico: servicioalcliente@mincultura.gov.co. 
Internet: http://www.mincultura.gov.co