Cundinamarca - Guía Turística - Colombia


Cundinamarca - Guía Turística -  Colombia
Bienvenidos a Cundinamarca
Información General
Cundinamarca es el departamento que por su ubicación geográfica ocupa el corazón de Colombia,
rodea a la ciudad más importante del país, Bogotá Distrito Capital, y tiene el privilegio que le dio la naturaleza de contar con todos los climas y paisajes que ofrecen los pisos térmicos.
Pero no sólo es centro geográfico, también es el epicentro de la actividad económica, del poder político y de las instituciones que gobiernan al país. Parte de su atractivo es que desde este departamento se toman las grandes decisiones de la nación.
Aunque la capital del departamento se caracteriza por tener un clima frío, Cundinamarca ofrece temperaturas desde el cálido ambiente en el valle del río Magdalena y el piedemonte de los
Llanos Orientales, hasta el gélido páramo, como el del Sumapaz y Chingaza; lo que hace de éste un destino de tierras fértiles y ecosistemas biodiversos.
Todos los caminos conducen a Cundinamarca, si se tiene en cuenta que por rodear a la capital, el departamento está atravesado por las principales vías nacionales que comunican el centro el país con todos los rincones del territorio nacional, en todas las direcciones. Esta circunstancia hace que llegar y salir de Cundinamarca sea muy fácil y agradable, pues se caracteriza por contar con paisajes hermosos, monumentales montañas y diversos climas.
El departamento ofrece un abanico de posibilidades para conocer y disfrutar, entre las que se encuentran parques naturales, riqueza hídrica y arqueológica, maravillas naturales, una vasta oferta gastronómica y cultural; lo cual le permite al visitante encontrar un sinnúmero de atractivos para disfrutar en todas las épocas del año.
Por su gran extensión y diversidad, pocos días no serán suficientes para conocerlo, así que el visitante sentirá la necesidad de regresar para disfrutar de sus múltiples regiones.
Ecoturismo y paisaje
Cundinamarca posee un maravilloso paisaje, patrimonio de sus habitantes, para el disfrute de propios y extraños, que se extasían con sus sabanas, valles, montañas, páramos, subpáramos, serranías, cascadas, ríos, mesetas, caídas de agua, piscinas naturales y senderos. Igualmente, con el avistamiento de flora y fauna.
Escenarios de naturaleza propicios para caminatas, camping, ciclotravesías, observación y fotografía.
Cundinamarca
Laguna de los Tunjos en el Páramo del Sumapaz en Usme
Información General
La ubicación geográfica del departamento en el centro del país y a lo ancho de la cordillera Oriental le permite tener toda una diversidad de pisos térmicos, lo cual da origen a una variedad de ecosistemas, desde las nieves perpetuas, pasando por los páramos, climas fríos, templados, hasta los valles cálidos del río Magdalena.
Este determinismo geográfico origina variedad de cadenas productivas en los sectores agropecuarios, diversidad de etnias, culturas, folclor, música, gastronomía, artesanías, creencias, mitos, valores, religiones e idiosincrasias.
La simbiosis entre los recursos naturales y culturales se abre como un abanico de oportunidades para el desarrollo de las diferentes tipologías de turismo: ecoturismo, agroturismo, turismo de salud y termalismo, aventura, religioso, acuaturismo; todos ellos hacen de la región un excelente destino turístico para visitar y recorrer.
Fuente: Cundinamarca  Guía Turística Colombia


Región Andina Colombiana - Tonadas y Cantos


Región Andina Colombiana
Tonadas y Cantos
La tonada base de toda la región andina es el bambuco. Su origen es mestizo, pues conjuga las melodías de tradición indígena a ritmos varios, entre ellos muy posiblemente los vascos, según investigadores musicólogos como el maestro Jesús Bermúdez Silva. Es la expresión musical y coreográfica más importante y representativa, no tanto por su calidad musical, ya que como canto es superior a la guabina y como danza es superior al currulao; pero sí por su amplia dispersión, ya que cubre trece comarca: Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío, Cundinamarca, Boyacá, Tolima, Huila, Santander, Norte de Santander y las tres mitades orientales de Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Vocalmente se interpreta a dos voces (primo y segundo) habitualmente masculinas (dueto bambuquero). A veces se canta por trovador solo.
Las variedades del bambuco son seis: sanjuanero o bambuco fiestero del San Juan, rajaleña o bambuco cantado en copla picaresca, fandanguillo y capitusez o bambucos coplados en dueto, vueltas antioqueñas y guaneña.
Otra tonada importante en la región es el torbellino, muy popular de Cundinamarca, Boyacá, Santander y Caldas. Su fuerte ancestro indígena está señalado porque sus células rítmicas se hayan en un canto de viaje de los indígenas Yoco-motilón, el karakeney. La interpretación musical está a cargo del trío de cuerdas colombianas (tiple, bandola y guitarra) o el conjunto santandereano de tiple, requinto (como instrumento cantante en vez de la bandola), zambumbia, carraca, quiribillos, esterilla, pito, chucho, raspa de caña y pandereta. Hay una variedad del torbellino muy notable conocida como “torbellino viejo de os sombreros” en que la parte vocal está limitada a algunas coplas o motes de comentario. También en el torbellino usual se usan los duetos de coplas o contrapunteos, llamados “moños”. Una modalidad del torbellino, conocido como el de los sombreros, es el “tres”, que no es otro aire sino un torbellino danzado por
-----------------------------------------------------------------------------
3 Su sonido se produce por vibración del cuerpo mismo del instrumento y dentro de este grupo se clasifican todos los instrumentos que no pueden ordenarse en otros géneros.
4 En estos instrumentos el sonido se produce por la vibración de una o dos membranas o parches o elementos asimilables, golpeados, restregados o presionados.
--------------------------------------------------------------------------------
tres personas, generalmente dos hombres y una mujer. Cuando se establece a dos parejas cruzadas se llama “cuatro”.
La guabina es un aire cantado normalmente y no danzado, pues se trata de forma exclusivamente vocal y lo que se danza en los interludios es sólo torbellino. La guabina danzada solo se tiene un ejemplo que es la
llamada chinquinquireña, con música del compositor Alberto Urdaneta sobre una letra o texto de Mariano Álvarez Romero y coreografía de Jacinto Jaramillo, folclorizada al cabo de cincuenta y seis años (1938).
El instrumento de acompañamiento de las guabinas mantiene su riqueza tradicional y está apoyado en la parte melódica por requinto y tiple, auxiliados a veces por la flauta rústica de caña y siempre por chucho, carraca, quiribillo y raspa de caña, así como pandereta y puerca o zambumbia, en la parte rítmica.
El pasillo y la danza son dos aires aculturados muy populares en el medio mestizo de la zona andina, como expresiones vocales, instrumentales y coreográficas. El pasillo apareció hacia 1800, cuando la nueva sociedad burguesa, semifeudal, de chapetones y criollos acomodados, buscó un tipo de danza más acorde con el ambiente cortesano en que vivía, al no poder llevar a los salones aires y danzas populares, como el torbellino, el bambuco y la guabina que tenían un carácter “plebeyo”.
Siguiendo el gusto de los patrones culturales europeos, se pensó entonces en el baile de mayor auge por ese entonces en el viejo continente, el waltz austriaco, que en España pasó a ser el vals y en Francia el valse. Así se adaptó en Colombia, Venezuela y Ecuador, incluyéndole un movimiento más acelerado y hasta vertiginoso en su forma coreográfica. En Colombia y Ecuador recibió el nombre de pasillo, diminutivo de “paso”, por ser un baile de pasos menudos, y en Venezuela conservó el de valse.
La danza era la modalidad lenta del waltz, así como el pasillo era la variante acelerada.
El bunde tolimense, mezcla de bambuco, torbellino y especialmente guabina huilense.
La rumba criolla, fue una variante de la cubana, popular de 1925 a 1940. algunas como la loca Margarita y vivan los novios causaron verdadero furor. Son una derivación de la tan llevada y traída música antillana.
Fuente: Región Andina Colombiana
Convenio 1412/2007
Ministerio de Cultura

Fundación Taller de Arte Junior