Parque Arqueológico Nacional de Tierradentro Guía para visitantes


Parque Arqueológico Nacional de Tierradentro
Guía para visitantes
Español
Las crónicas españolas de la Conquista describen los cacicazgos paeces como organizaciones con un líder que concentraba un poder muy difuso y precario, que no le permitía exigir tributo (Rappaport, 1982) o acumular riqueza, y que dependía de su generosidad y de su prestigio personal para fomentar alianzas. Los cacicazgos nasa de la época colonial parecen representar organizaciones muy distintas a las que deja ver la evidencia arqueológica para la época prehispánica, lo que hace pensar que el proceso de la Conquista desintegró dichas organizaciones o, alternativamente, que los nasa ocuparon la región poco antes de dicho periodo.
Las comunidades nasa actuales (figura 5) hasta hace poco tiempo negaban tener una relación histórica directa con los constructores de las tumbas y estatuas, y por ello rechazaban una relación con los hipogeos que se clasifican como “tumbas de pijao” (Sevilla y Piñacué, 2007), lo cual refuerza la hipótesis de algunos estudiosos de la región sobre un arribo relativamente reciente de esta etnia a la zona de Tierradentro, no mucho antes de la época de la Conquista, lo que implicó desplazar a poblaciones vecinas o, alternativamente, ocupar un territorio deshabitado.
Aunque un probable arribo reciente es solo una hipótesis, algunos especialistas refieren información lingüística sobre sistemas de parentesco y datos genéticos para sugerir un estrecho vínculo de la población nasa con grupos amazónicos (Langebaek y Dever, 2009).
La historia reciente de los nasa y los demás grupos indígenas de Tierradentro está marcada por luchas sociales y proyectos de reivindicación cultural, en los que sobresalen tres caciques que habrían liderado la lucha contra los conquistadores, llamados Avirama, Páez y Suin, y la figura histórica y mítica de un líder conocido como el cacique Juan Tama, quien según la historia oral es una reencarnación del Trueno que habría vivido durante la época colonial, pero también habría liderado la organización de varios resguardos durante un periodo muy largo.
Los chamanes o Te-walas nasa son los especialistas en el conocimiento esotérico y son responsables de articular la vida religiosa, la ecología y la política mediante las ceremonias tradicionales. Consideran a Juan Tama su maestro en el conocimiento de las plantas medicinales y en la relación con los espíritus y los seres sobrenaturales, entre los que sobresalen los espíritus relacionados con las tumbas prehispánicas, a las que se les tiene gran respeto por ciertos elementos peligrosos que, según el conocimiento chamánico, contienen tanto estas como los huesos de “pijaos”. Sin embargo, estas creencias tradicionales están cambiando y se están ajustando a nuevos contextos políticos y culturales en los que la relación con los visitantes foráneos y específicamente el turismo cultural son estratégicos. De esta forma, los líderes nasa, especialmente los más jóvenes, están apreciando con nuevos ojos los restos arqueológicos de Tierradentro, a los que se les asignan renovados valores (Sevilla y Piñacué, 2007).
Fuente: Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2011
Calle 12 nº 2-41, Bogotá, D. C.
Teléfono (57-1) 561 96 00 • Fax, extensión 144

www.icanh.gov.co

El complejo de páramos el Almorzadero

 

Paramos de Santander
El complejo de páramos  el  Almorzadero
Características bióticas
-Flora
El complejo hace parte de una macrounidad de alta montaña que es una continuación de la cordillera Oriental “desde Tota, siguiendo la derecha del Chicamocha hasta el Cocuy y el páramo de Almorzadero” (CAS, 2006). Según el IAvH (citado en CAS, 2006) este complejo se encuentra dentro de la zona conocida como orobioma de páramo de la cordillera Oriental, que comprende el áreade páramo más amplia de todo el país. Además de la importancia de su extensión, este orobioma se caracteriza por presentar tanto ecosistemas secos como húmedos y muy húmedos.
Según Rangel-Ch., (citado en CAS, 2006), los bosques achaparrados son las comunidades vegetales más representativas de este bioma. Estos se asocian con Escallonia myrtilloides, Hesperomeles sp. y Polylepis quadrijuga. En cuanto a los matorrales predominan Hypericum laricifolium y Ageratina tinifolia. Con relación a las especies que caracterizan los pastizales y pajonales más comunes se encuentran Calamagrostis effusa y Agrostis tolucensis. “En los frailejonales se presenta una mayor diversidad de comunidades con predominio del género Espeleti
De acuerdo con la CAS (2006), en la vegetación del complejo de Almorzadero la familia Asteraceae posee el mayor número de géneros con un total de ocho, seguida de la familia Melastomataceae, con cuatro géneros, y las familias
Ericaceae y Poaceae, con tres géneros cada una.
Según el mismo estudio, de las 41 familias registradas el 78% (32 familias) cuenta con un solo género. Sin embargo, esta información es de carácter preliminar y no ha sido corroborada aún con inventarios específicos de las áreas de páramo y subpáramo de Almorzadero.
Según Rangel-Ch. (2000) las especies del complejo de páramos de Almorzadero que se encuentran en bajo riesgo de extinción son Pinguicula elongata y Gaultheria erecta; la que está en peligro crítico es Lachemilla polylepis y la que se considera en estado vulnerable es Puya killipii. De acuerdo con la caracterización de la CAS (2006), que retoma el plan de manejo de la CDMB (2002) en cuanto a la caracterización biótica, es importante señalar que especies como Aniba puchury-minor y Dicksonia sellowiana se encuentran sometidas a procesos significativos de explotación en los bosques que circundan este complejo de páramos; la primera para obtención de madera y la segunda para ser usada como soporte de plantas ornamentales.
-Fauna
El complejo de páramos de Almorzadero ha perdido de manera notoria un gran porcentaje de su diversidad debido a factores como las quemas practicadas en el pajonal-frailejonal, la ganadería de carne y leche, la tala de bosques para cultivos de papa y el establecimiento de potreros, y la minería de extracción (CAS, 2006).
La CAS identifica una lista de posibles especies de aves del complejo de páramos que aún no ha sido confirmada con registros directos. En ella se proyectó un total de 42 especies de aves distribuidas en 17 familias y 39 géneros. Las familias de las que se presume un mayor número de especies son Trochilidae (colibríes), con seis especies (14,2%), seguido por Fringillidae (canarios y semilleros), con cinco especies (12%), Anatidae (patos) con cinco especies (12%) y Tyrannidae (atrapamoscas) con cuatro especies (10%). Seis familias estarían representadas por una sola especie.
Según el mismo estudio y de acuerdo con fuentes secundarias, las especies de aves más comunes en este complejo son el siote (Turdus fuscater) y el copetón (Zonotrichia capensis) y, en términos generales, la avifauna es típica de una región intervenida.
La CAS (2006) reporta cinco especies que se encontrarían en algún grado de amenaza, aunque estos datos tampoco han sido corroborados aún. Con relación a las especies que están en alguna categoría de amenaza, según Renjifo et al. (2002) el cóndor de los Andes (Vultur gryphus) y el pato andino (Oxyura jamaicensis) se encuentran en peligro; la cotorra montañera (Hapalopsittaca amazonina) y el periquito aliamarillo (Pyrrhura callyptera) han sido catalogadas como vulnerables; y el pato negro (Netta erythrophthalma) se considera en peligro crítico.
De las 39 especies de mamíferos que aparecen en la lista preliminar de la CAS, el 41% son roedores (16 especies) y el 25% (10 especies) pertenecen al orden Quiroptera (muciélagos). La intervención humana en esta región ha generado una fuerte destrucción de la vegetación y de la fauna, y especies como el venado colorado (Mazama rufina) y lapa (Agouti taczanowskii) ya han desaparecido casi totalmente. Las especies que han sobrevivido son tolerantes e incluso se ven favorecidas por las condiciones que genera la intervención antrópica. Estas especies de mamíferos “se caracterizan por ser inconspicuas en algunos casos, como los ratones o de alta movilidad y de gran amplitud de nicho trófico como ardillas y conejos (de gran amplitud de dieta)” (CAS, 2006).

Fuente: www.paramo.org

El Parque Nacional Natural Río Puré

El Parque Nacional Natural Río Puré fue declarado mediante resolución No 0764 de 2002 del Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo So...