Región Andina Colombiana La rima más frecuente en la copla folclórica


  

Región Andina Colombiana

La rima más frecuente en la copla folclórica es consonante, es decir, que suena
igual la sílaba terminal en los versos segundo y cuarto (rezo y tezo, en el primer
ejemplo).
En contadas ocasiones la rima no es consonante sino asonante, es decir, suena
no igual sino parecido al oído, así:
Me gusta bailar con Lola
porque Lola baila bueno;
Lola se deja llevar
como caña pal ingenio.
De manera que la copla folclórica o “canta” popular ha de tener siempre cuatro
versos que riman al segundo con el cuarto y en forma consonante, de preferencia;
ha de expresarse en lenguaje rustico y no académico y ha de tener “gracia” para
que se fije en la memoria del oyente. Gracia picaresca, irónica, humorística o
filosófica.
Ejemplos de las coplas de la Región Andina:
Los negros de Barbacoas
cuando se ponen camisa
parecen plátano asao
revolcao en la ceniza.

Tibiritá es una loma
Guateque es una planada;
por jalta diunos helechos
no le truje la cuajada.

Al pasar el cementerio
me dijuna calavera:
lo que a yo me sucedió
eso le pasa a cualquiera.

Tres cosas hay en el mundo
que no se pueden cuidar:
una cocina sin puerta,
la mujer y un platanar

Yo no soy de por aquí,
yo soy de Capitanejo
no me creció más el coto
porque no alcanzó el pellejo.

Mi compadre se murió
allá abajo en la quebrada:
yo no lo vide morir
pero vide la chulada.

Por esta calle a lo largo
tengo que pasiarme un poco,
vagamundo a lo Siavita,
pícaro a lo Somondoco.

Llegando a Chinquinquirá
me tocó peliar con diez;
no les pegué sino a nueve
por ser la primera vez

Variedades de la Copla
La bamba es una sucesión de coplas con un verso de pie forzado, es decir, igual
en toda la serie; por ejemplo, las bambas del armadillo:
Esto dijo el armadillo
subido en un arboloco:
apuren con el almuerzo
quel desayuno fue poco.
Esto dijo el armadillo
pasando por el cuartel:
si no fuera por la cuzca
yo servía pa coronel.
Los relatos son historias en verso generalmente en forma de poemas típicos o
serie de coplas.
Los corridos son, como su nombre lo indica, narraciones continuas de coplas.
Hay también poemas típicos que se distinguen por el léxico o lenguaje rústico.
Algunos ya han recibido música de bambuco.

Fuente: Región Andina Colombiana
Convenio 1412/2007
Ministerio de Cultura
Fundación Taller de Arte Junior

Distrito páramos de Boyacá Complejo Guantiva - La Rusia


  

Distrito páramos de Boyacá
Complejo Guantiva - La Rusia
El complejo pertenece al área hidrográfica de Magdalena–Cauca (Tabla 3), específicamente a la zona hidrográfica del río Sogamoso (Ideam, 2006). En él nacen importantes afluentes del río Chicamocha como el río Susa y los tributarios que dan origen al río Fonce: La Rusia, Pienta, Ture y Táquiza. Estas corrientes hídricas benefician aproximadamente a ocho municipios de la provincia guanentina (Fundación Natura, s. f.).
Características bióticas
-Flora
De acuerdo con la zonificación ambiental de páramos, subpáramos y bosques altoandinos del nororiente colombiano, realizada por Oikos y CAS (2003), los tipos de vegetación del complejo son de bosque altoandino y de páramo.
El bosque altoandino (3.200 a 3.600 msnm) forma una franja muy estrecha entre el subpáramo y el bosque andino. Sus elementos característicos son colorado (Polylepis quadrijuga), rodamonte (Escallonia myrtilloides), gaque (Clusia multiflora) y encenillo (Weinmanniasp.) y también algunos otros de Miconia mesmeana, Ageratina fastigiata, chite (Hypericum myricariifolium), frailejón (Espeletia brachyaxiantha) y Pentacalia sp., que hacen parte de los matorrales de subpáramo donde domina Chusquea tessellata (chusque).
En el páramo predominan los chuscales (3.600 a 4.200 msnm) representados principalmente por chusque (Chusquea tessellata), entremezclados con pajonales de paja ratón (Calamagrostis effusa) y Agrostis sp. y frailejonales-rosetales con la presencia de diferentes especies de Espeletia, Espeletiopsis, Puya y Paepalanthus.
Los resultados obtenidos por Hernández-D. y Rangel-Ch. (2002), citados por Fundación Natura (s. f.), para el páramo de La Rusia, incluyen un total de 578 especies de flora distribuidas en 269 géneros y 120 familias, dentro de las cuales el grupo de las angiospermas contribuye con 297 especies, 144 géneros y 51 familias. La familia Asteraceae presenta el mayor número de géneros y especies, con 26 y 67, respectivamente, seguida de las familias Poaceae, Ericaceae, Orchidaceae y Rosaceae. Cladoniaceae y Parmeliaceae entre los líquenes son las familias con mayor número de géneros, y en musgos se encuentran Bartramiaceae y Dicranaceae.
El páramo de La Rusia es considerado como un área de gran diversidad florística, ya que contiene un 9% de la flora paramuna en cuanto a angiospermas, 28% de musgos, 24% de líquenes, 11% de helechos y 7% de hepáticas (Hernández-D. y Rangel-Ch., 2002). Las especies en peligro son Espeletia arbelaezii, E. discoidea, E. rositae, E. tunjana y otras especies de los géneros Espeletia, Espeletiopsis y Libanothamnus (García et al., 2005). En el páramo de La Rusia se encuentran 13 especies de frailejones.
-Fauna
De acuerdo con la Fundación Natura (s. f.) en el corredor Guantiva – La Rusia se encuentra un total de 169 especies de aves pertenecientes a 132 géneros y a 39 familias. Las familias más representativas son Trochilidae, Tyrannidae y Thraupidae con 23 especies. Dentro de éstas, las reportadas para el complejo paramuno son 22 (IAvH, 2006) encontrándose amazilia ventricastaño (Amazilia castaneiventris), Ampelion
rubrocristatus, colibrí chupasavia (Boissonneaua flavescens), carpintero buchipecoso (Colaptes punctigula), Elaenia frantzii, Hapalopsittaca amazonina, Melanerpes formicivorus, Tangara vitriolina y Veniliornis fumigatus. Renjifo et al. (2002) han registrado para el corredor Guantiva – La Rusia un total de cuatro especies de aves en categoría de amenaza, de las cuales hacen parte del complejo el chango de montaña (Macroagelaius subalaris), en estado crítico, y la cotorra montañera (Hapalopsittaca amazonina), en estado vulnerable.
Para el sector perteneciente al SFF Guanentá Alto del Río Fonce se cree que las aves pueden superar las 255 especies y unas 70 de mamíferos, con presencia de varios endemismos regionales como la perdiz (Odontophorus strophium), cuya distribución se da en el centro de la cordillera Oriental, así como una nueva especie de roedor del género Akodon. La zona sirve como refugio natural de varias especies consideradas vulnerables o en peligro de extinción, entre las que se encuentran el oso de anteojos (Tremarctos ornatus), algunos venados (Odocoileus virginianus goudotii, Mazama rufina bricenii), el gallito de roca (Rupicola peruviana), las pavas de monte (Penelope montagnii) y colibríes como Coeligena prunellei (Fundación Natura, s. f.).
Respecto a los anfibios se hallan Colostethus subpuntactus, Hyla bogotensis, Eleutherodactylus lynchi y Phrynopus nanus y en cuanto a reptiles, Anadia bogotensis, Phenacosaurus heterodermus, Anolis tolimensis y Proctoporus striatus
Fuente: www.paramo.org