Boyacá - Guía Turística Atractivos

Resultado de imagen para plaza de bolivar tunja

Boyacá -  Guía Turística
Atractivos
Tunja
Puente de Boyacá
Es un sitio de gran reconocimiento histórico, por ser el escenario donde se libró la Batalla de Boyacá, confrontación militar que dictó definitivamente la independencia colombiana, el 7 de agosto de
1819. Por esta razón, también se conoce como “el altar de la patria de todos los colombianos”.
De aquella disputa entre patriotas y españoles se conservan los estribos originales construidos en piedra. Junto al puente hay varios monumentos que recuerdan la batalla y a sus protagonistas, como
la Plaza de Banderas, con la estatua del Libertador, Simón Bolívar; la estatua del general Francisco de Paula Santander; el Arco del Triunfo, en la parte inferior; el Atril de Piedra; la Llama de la Libertad; la Piedra de la Legión Británica; el Obelisco; y la Piedra de Pedro Pascasio Martínez, aquel niño que decidió entregar al comandante del Ejército español antes que dejarse sobornar.
Se encuentra ubicado a 14 km al sur de Tunja, por la vía hacia Bogotá, en inmediaciones del río Teatinos.

Plaza de Bolívar
Considerada la segunda más grande de Colombia, después de la plaza de Villa de Leyva, exhibe como atractivo principal la estatua del Libertador, Simón Bolívar, montado en su caballo, Palomo. Alrededor se encuentra el Palacio de la Torre, sede de la Gobernación de Boyacá; la catedral, la Casa del Fundador y el Palacio de Servicios Culturales.

Casa del Fundador Gonzalo Suárez Rendón
Construida durante la primera mitad del siglo XVI, por el fundador de la ciudad, ha sido reconocida como la única casa perteneciente a un colonizador que aún se conserva en Hispanoamérica.
Esta mansión se edificó siguiendo los parámetros de construcción utilizados en la región española de Castilla. Destacada por especialistas como un buen ejemplo de la arquitectura civil de la Colonia, albergó el primer Cabildo de Tunja, realizado el 7 de agosto de 1539. En 1570 era consideraba como una de las casas más lujosas del Nuevo Reino de Granada. Se detalla la decoración con mármoles; su
portada, construida en piedra; y el manierismo, expresado en pinturas al temple sobre pañete de yeso. En la casa aún se conservan muebles y objetos personales del capitán Gonzalo Suárez Rendón. Está
ubicada en el costado oriental de la Plaza de Bolívar.

Templo y Convento de Santo Domingo
Se caracteriza por las naves y capillas de estilo barroco americano, entre las que se destaca la de Nuestra Señora del Rosario, conocida por sus pobladores como la ‘Capilla Sixtina de América’. Adornada con tableros de madera que recubren muros y representan eventos de naturaleza divina, ésta y otras capillas del convento sustentan el reconocimiento otorgado a Tunja en arquitectura religiosa. Se ubica a una cuadra de la Plaza de Bolívar.

Catedral Basílica Metropolitana
Su proceso de construcción, iniciado en 1567, la convierte en la catedral más antigua de Colombia. Allí reposan los restos mortales de dos personajes ilustres de la historia local: Juan de Castellanos,
primer regente de la catedral y finalizador de la obra, el 27 de noviembre de 1607; y Gonzalo Suárez Rendón, fundador de la capital boyacense. Posee tres naves de estilo gótico y cuatro capillas en sus
costados. Esta edificación, ubicada en la Plaza de Bolívar, está adornada, además, con pinturas del artista bogotano Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, uno de los más importantes de la época colonial española. El sector histórico de Tunja, incluyendo la catedral, fue declarado monumento nacional de Colombia, el 30 de diciembre de 1959.

Convento de San Agustín
Sus medidas, 132 m de ancho por 118 m de profundidad, lo convierten en uno de los conjuntos arquitectónicos, de tipo religioso, más grandes del país. Su construcción comenzó en 1578. Siete años después fueron presentados los planos para erigir la iglesia que hoy se observa. El proceso total de edificación finalizó en 1659.
El claustro, de estilo renacentista, inspirado en modelos sevillanos, conserva en su templo una espadaña barroco mudéjar.
Tras la Ley de Educación expedida en 1821, la cual ordenaba la clausura de los conventos con menos de ocho religiosos, esta edificación se convirtió en el Colegio de Boyacá, en 1822; y, posteriormente,
en la Universidad de Boyacá, fundada en 1827 por Simón Bolívar. Otros proyectos de construcción convirtieron al claustro en hospital, cuartel del Ejército y panóptico de Tunja. Finalmente, después
de la última restauración, en la década de 1980, se transformó en sede de espacios culturales, como la Biblioteca Alfonso Patiño Rosselli, del Banco de la República; el Archivo Histórico de Boyacá, salas de exposiciones y auditorio.


Fuente: Boyacá -  Guía Turística