EL CASO ARHUACO Y LA JUSTICIA INTERCULTURAL EN COLOMBIA


EL CASO ARHUACO Y LA JUSTICIA
INTERCULTURAL EN COLOMBIA
El cristianismo y la visión arhuaca del mundo.
«Hermanos: nuestros asientos fueron antes anchos y los vuestros
estrechos. Ahora vosotros os habéis convertido en un gran pueblo y
nosotros apenas tenemos sitio para extender nuestra mantas. Os
habéis apoderado de nuestra tierra pero no estáis satisfechos; ahora
queréis imponernos vuestra religión». Chaqueta Roja,
indígena Seneca.
El caso arhuaco fue presentado por la prensa colombiana bajo el
titular «Guerra santa entre arhuacos».70 Los arhuacos constituyen una
comunidad indígena de aproximadamente 12.000 miembros que habitan
la Sierra Nevada de Santa Marta, uno de los últimos ramales de los Andes
que a escasos 40 kilómetros del mar Caribe alcanza la máxima altura de
la geografía colombiana representada por los Picos Bolívar y Colón. Esta
peculiaridad permiten que en la Sierra se encuentren los más diversos pisos
térmicos que van desde las nieves perpetuas hasta las zonas desérticas
de altas temperaturas y que, entre estos extremos, aún existan bosques
primarios tropicales. Este fenómeno ha hecho de la región una zona
de particular interés ambiental, con un importante número de especies
endémicas debido a que la Sierra originariamente fue una isla.
La peculiaridad topográfica de la Sierra ha repercutido en la
significación mítico-religiosa que las comunidades indígenas le han dado
a éste lugar. Los arhuacos (o ika), kogis y kankuamas, consideran que
habitan el corazón del mundo que - por mandato de sus deidades - están
en la obligación de preservarlo, con el agravante de que si no cumplen
esta tarea, el mundo desaparecerá. A través de rituales que denominan
«pagamentos» (makruma), realizados bajo la supervisión de sus lideres
espirituales que mediante adivinaciones deciden cómo hacerlos, buscan
retribuirle a la naturaleza lo que de ella se ha sacado. Estos ritos, como
advierte el antropólogo Gerardo Reichel-Dolmatoff, no tiene como finalidad
«pagar» lo que las comunidades han tomado del entorno, sino restablecer
un equilibrio puesto en peligro por la acción de todos los seres humanos.
Los pagamentos los realizan, entonces, en nombre de colombianos,
franceses, alemanes, etc.71 Debido a esta misión y por haber nacido en
el corazón del mundo, se definen como los hermanos mayores, herederos
del saber que busca recomponer unas relaciones con la naturaleza que el
----------------------------------------------------------
70. Cf. Luis Carlos Gómez, El Tiempo, 31 de mayo de 1998. Pp. 16 A- 17 A.
71. Cf. Gerardo Reichel-Dolmatoff, Los kogi: una tribu indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta. Procultura, Bogotá.
-------------------------------------------------------
«hermanito menor», poseedor de la tecnología pero sin el conocimiento
de los antiguos, ha alterado.
Como puede verse, la imagen del mundo de estos grupos indígenas,
no está centrada en el problema soteriológico. La connotación simbólica
que le han dado a la naturaleza, no los conduce a obsesionarse por el
problema de la salvación del alma, como sucede con las religiones marcadas
por el mito del pecado original. En la mitología indígena – según Reichel-
Dolmatoff –la problemática se desplaza hacia una visión dramática del
cosmos. Hay, pues, una diferencia radical entre las visiones del mundo
de estas culturas: en un caso la preocupación se centra en el individuo, en
el destino de su alma; en el otro, se trasciende el sujeto, se abandona el
antropocentrismo propio de Occidente, pues lo que está en juego ya no es
la salvación o condena del creyente, sino la preservación o destrucción del
mundo.
La Sierra Nevada de Santa Marta, debido a su proximidad al Caribe, fue
una de las primeras zonas incorporadas a la conquista española. En 1599,
el Gobernador de Santa Marta, Juan Guiral Velón, emprende contra los
antepasados de los arhuacos – los taironas – una guerra religiosa. Previa a
la operación militar, sus capitanes leyeron en voz alta ante, notario público,
los Requerimientos, documento oficial en el que se exigía a los indígenas la
conversión a la «verdadera fe». El texto decía:
Si no aceptáis la fe o si maliciosamente os demoráis en hacerlo,
yo certifico en que con la ayuda de Dios avanzaré poderosamente
contra vosotros y os haré la guerra cuando quiera y donde
quiera esté en mi poder, y os sujetaré al yugo y la obediencia
de la Iglesia y de vuestras majestades y tomaré como esclavas
a vuestras mujeres, y en cuanto tales las venderé y dispondré
de vosotros como a bien tengan ordenar vuestras majestades,
y tomaré vuestras posesiones y os haré todos los daños y
perjuicios de que sea capaz.72
Fuente: EL CASO ARHUACO Y LA JUSTICIA
INTERCULTURAL EN COLOMBIA
Iván González Puccetti
The English School
Colombia

ALGUNAS DE LAS COSTUMBRES DE LOS INDÍGENAS


ALGUNAS DE LAS COSTUMBRES DE LOS INDÍGENAS
REGISTRADAS DURANTE EL PROCESO DE LA CONQUISTA
Francisco C Yepes R
PROLEGÓMENOS.
Antes y durante el proceso de la invasión de los españoles, los indígenas
tenían una organización social exitosa que les permitía realizar actividades
agrarias (explotación de flora y fauna terrestre y acuática), artesanales,
comerciales y religiosas.
Vale la pena rescatar la información registrada por cronistas e historiadores
con el fin de dar publicidad al manejo de las explotaciones agrarias,
indispensables para producir, almacenar y procesar los alimentos que
requería la población de cada región, la cual sirvió simultáneamente para
sostener a sus opresores.
Dentro de esta riqueza cultural es importante rescatar la información sobre
comportamientos extraños o extravagantes para los humanos del presente
siglo, como la antropofagia, la idolatría, los compromisos matrimoniales y
la exhumación de sus cadáveres.
Con el presente escrito se quiere contribuir al estudio de algunos de los
temas mencionados, considerándose que no se ha hecho justicia con los
indígenas, quienes han sido ignorados y marginados en este país, como
seres humanos y como poseedores de un rico filón cultural, del cual sólo se
han extraído jirones para la historia.
PARTE I: ANOTACIONES SOBRE LAS PLANTAS ALIMENTICIAS
DE LOS POBLADORES COLOMBIANOS EN LA ÉPOCA DE LA
CONQUISTA
INTRODUCCIÓN.
Los escritos sobre los sistemas de producción agrarios y los productos
básicos alimenticios, al decir de ahora, de la canasta familiar, son
numerosos. Los autores se pueden catalogar desde los más modernos o
actuales, representados por autoridades gubernamentales, sociólogos,
antropólogos, políticos, economistas, ecólogos, profesionales del sector
agrario y por los cronistas de los conquistadores españoles, testigos
afortunados del quehacer cotidiano de los habitantes de las comarcas
visitadas o materialmente saqueadas por sus compañeros de aventura.
Todos ellos han narrado a su manera, las actividades productivas de
aquellas sociedades primitivas, quienes han dejado como herencia cultural,
un invaluable patrimonio representado por plantas domésticas,
herramientas y utensilios inventados y precioso conocimiento que prolongó
la sobrevivencia, aumentó la población humana, a medida que se
garantizaba la seguridad alimentaria y administraba su soberanía por el
aumento de la tecnificación de este proceso productivo o se arrebataba a
través de las tradicionales guerras fratricidas.
1. LOS NOMBRES DE LOS POBLADORES PRIMITIVOS.
El término primitivo se refiere a una civilización poco evolucionada. De
acuerdo con la definición del diccionario pequeño Larousse Ilustrado
(1992), los primitivos moradores de un país son los aborígenes (Del latín
Ab: desde y Origo: Origen), llamados también Indígenas ó Indios. Con este
adjetivo se alude a los antiguos pobladores del territorio americano.
2. EL DESARROLLO DE LA AGRICULTURA PRECOLOMBINA.
2.1. EL ARRIBO DE LOS HUMANO A AMÉRICA.
Varios autores citados por Arias y Vélez (1987), afirman que el territorio
americano fue poblado por los humanos durante el último período glacial,
probablemente a través del estrecho de Behring. Este comenzó hace más de
90.000 años y los grupos asiáticos que arribaron eran recolectores y
cazadores diversívoros y efectuaban su actividad en hordas o bandas.
Fuente: ALGUNAS DE LAS COSTUMBRES DE LOS INDÍGENAS
REGISTRADAS DURANTE EL PROCESO DE LA CONQUISTA
Francisco C Yepes R

Guía turística del Valle del Cauca: Cultura y Tradiciones


Guía turística del Valle del Cauca
Cultura y Tradiciones
La cultura del Valle del Cauca es el resultado de una larga historia, muchos cambios y una especial mezcla entre las razas y costumbres de los indígenas prehispánicos, los esclavos africanos, los colonos españoles y los inmigrantes de otros departamentos de Colombia.
Desde los tiempos de la colonia, se formó una identidad propia entre los habitantes del territorio, sin importar sus orígenes. El Valle del Cauca ha tomado costumbres propias de otros departamentos, traídas por los inmigrantes antioqueños, tolimenses y nariñenses que han compartido sus tradiciones hasta hacerlas parte de la gastronomía vallecaucana.
La Salsa es la representación cultural más notoria de esta región. Allí se vive una verdadera pasión por la Salsa, que brota desde que aprenden a caminar. ¡No en vano, Cali es conocida como la Capital Mundial de la Salsa.
Este ritmo llegó a Cali a través de los buques cargueros que dejaban mercancía en Buenaventura. De igual forma, entró al país desde Centroamérica el swing, el mambo, el son cubano y el cha-cha-cha. Todos estos estilos musicales tuvieron gran acogida por los vallecaucanos y los adoptaron como propios. Las discotecas de salsa o salsódromos y los espectáculos de bailarines profesionales son hoy uno de los mayores atractivos para los turistas. A nivel mundial, esto ha llevado a los vallecaucanos a ganar premios internacionales y a escribir gran parte de la historia de este género musical.
Folclor
El vallecaucano lleva el baile en la sangre. La danza es su pasión y sus raíces se remontan a la época de la esclavitud.
La zona del Pacífico es diversa en sus expresiones culturales y folclóricas que aún se conservan debido a la preocupación de los nativos por cultivar sus tradiciones populares. El origen del folclor del Pacífico es africano en su mayoría, aunque tiene parte española, pues los esclavos, una vez terminaban las fiestas de sus amos españoles, hacían mofa de ellos. Su música se remonta a los bailes de pellejos, llamados así porque con las pieles de los animales se fabricaban los tambores que eran el alma de las fiestas. Entre sus instrumentos autóctonos se encuentra el guasá, la marimba, el cununo y el bombo o tambora, que se utilizan para interpretar bailes como el currulao, el más conocido del litoral. En el centro y el norte del Valle predomina la música tropical de orquesta, y la más conocida mundialmente es la salsa, con los máximos exponentes del género característico de países antillanos como Cuba, Puerto Rico y República Dominicana.
Durante el año se realizan cerca de 150 celebraciones entre ferias, festivales y conmemoraciones, fiestas sacras y festivales musicales, con representación de otros departamentos vinculados a la programación anual del Valle del Cauca que gira alrededor de la música y el folclor. También se destacan otras manifestaciones artísticas como la pintura, el teatro y la literatura.
Costumbres y saberes
Los patrones culturales están claramente definidos en cada uno de los municipios. El culto a Dios y la invocación a los santos forman parte de las tradiciones. Todos los municipios celebran el día de su Santo Patrón, realizan procesiones con imágenes en andas, rezan y cantan a sus muertos e inundan de flores los altares. Entre las más populares celebraciones religiosas está la devoción al Señor de los Milagros de Buga, cuando los vallunos formulan sus plegarias y dan gracias por los favores recibidos.
En la mayoría de las poblaciones del valle del río Cauca y de la zona montañosa del departamento se conservan, con todo su ritos y solemnidad, las costumbres que heredaron de los colonizadores españoles. Las fiestas religiosas son motivo de reunión de familias y comunidades que participan de lleno en los preparativos y en la celebración. Hay ocasiones especiales como la Semana Santa, cuando las calles se inundan de feligreses que acompañan las procesiones que conmemoran la Muerte y Resurrección de Jesucristo.
El baño en los ríos, los domingos y festivos, es costumbre popular del Valle y ocasión para preparar un sancocho de gallina en fogón de leña.
La riña de gallos de pelea y las corridas de toros se han convertido en una tradición.
Fuente: Guía turística del Valle del Cauca.pdf

Santuario, Risaralda, Colombia


Santuario, municipio colombiano situado en el departamento de Risaralda. Tiene una temperatura media de 26 °C. Sus actividades económicas son la agricultura, la ganadería y el comercio. Estuvo habitado por indígenas apías. Población (1993), 15.167 habitantes.
Fuente: Enciclopedia Encarta 2.006

FOLCLOR DE LA REGIÓN CARIBE. EL MOHÁN

FOLCLOR DE LA REGIÓN CARIBE.

EL MOHÁN: es un ser anciano de larga cabellera, barba
larga y abundante, de un aspecto descuidado, muchas
veces sale desnudo o tapándose con hojas, algunas veces
lo han visto con el cuerpo dividido mitad humano y mitad
pez, arrastrándose por las orillas de los ríos, caños y
ciénagas. Los campesinos creen que el Mohán es
antropófago pues le gusta la sangre de los niños de pecho.
Le gustan también las mujeres bellas y jóvenes, a quienes
persigue para llevárselas al río. El Mohán es travieso,
andariego, brujo y libertino. Le gusta enredar a los
pescadores y jugar con las atarrayas; pues aparece como
chancero robando las carnadas y anzuelos de los
pescadores y esto hace que los pescadores no atrapen
nada. Al mohán le gusta mucho fumar y la sal, entonces
cuando los pescadores salen a pescar para que el Mohán
los deje pescar le llevan tabacos y sal. Esto se le coloca
sobre las rocas y el permite que ellos puedan pescar en paz.
Fuente: PDF created with pdfFactory Pro trial version
www.pdffactory.com

Timbío es un municipio ubicado en el departamento de Cauca

Timbío es un municipio ubicado en el departamento de Cauca situado a 13 kilómetros de Popayán, la capital del departamento. Pertenecien...