Vídeos con temas del Blog

Loading...

Parque Nacional Puinawai



Parque nacional Puinawai, área natural colombiana situada en el departamento de Guainía, dentro de la jurisdicción del municipio de Puerto Inírida y los corregimientos de Morichal Nuevo, Pana-Pana y Puerto Colombia. Limita al sur con Brasil y con el río Cuiarí, al norte con el río Inírida, al oeste con las quebradas Lutra y Pacú y con el río Isana, y al este con los caños Aguacate y Nabuquén. Al occidente se localiza Roraima, la más antigua formación geológica del continente, con alrededor de 1.850 años de antigüedad.
Tiene 1.092.000 ha de superficie, que se extienden sobre un relieve de planicies, colinas, mesas y cerros dispersos que alcanzan los 400 m de altitud. El promedio anual de temperaturas está en torno a los 25 °C y el de precipitaciones entre los 3.000 y los 3.500 milímetros. Las lluvias abundan, por lo que hay una alta humedad atmosférica y los suelos son pobres en nutrientes. El sotobosque es ralo.
El parque presenta una flora variada: herbáceas, cucharos, lecheros, palmas, cañas agrias, bijaos y cauchos. En las zonas de transición entre selva y sabana crecen catingales, formaciones subxerofíticas del noreste brasileño. Por lo que respecta a la fauna, destaca la existencia de 180 especies de mamíferos, entre ellos el danta, el venado, el oso palmero, el perro de agua, el armadillo, la ardilla, el chiguiro, el ñeque, el tintín, el puercoespín y el mico diablo. Las aves están representadas por el tucancito, el paujil, el paují colorado, la camarana, los loros, los guacamayos y los pericos. Los reptiles más conocidos son las tortugas (terecay, cabezona, matamatá, morrocoy y tapaculo) y los caimanes negros. Entre los peces se reconocen unas 80 especies, fundamentalmente arawana, sapara, valentón, temblón y bagre amarillo.
En la reserva habitan indios puinaves, curripacos, cubeos, tukanos y guananos dispersos a lo largo de los ríos Inírida y Guainía, y dedicados a la horticultura, pesca, recolección y caza. Se han descubierto petroglifos en torno a algunos raudales del Inírida. Durante el auge cauchero numerosos colonos sometieron y explotaron a la población indígena. En la actualidad existen diversas misiones cristianas, que tratan de ganar adeptos a su religión. En los últimos años ha surgido la ‘fiebre del oro’ en el Guainía, amenazando las reservas naturales de sus ríos, sabanas y selvas.
Fuente: Enciclopedia Encarta 2.007